Hígado graso

El hígado elimina sustancias tóxicas, sintetiza proteínas plasmáticas y almacena vitaminas. Los cálculos biliares y la vesícula están relacionados, bueno, todo está relacionado. Así que si no cuidamos el hígado tendremos también otros problemas.

El hígado se llama graso cuando el nivel de grasa del hígado representa el 5-10 % del hígado. Suele aparecer debido a tener sobrepeso, ser  diabetico o en personas de avanzada edad.

El cuerpo nos da alguna de éstas señales cuando tenemos problemas en el hígado:

  • Malestar estomacal: Tener vómitos y nauseas aunque dichas señales también pueden relacionarse con embarazos, depresión, vértigos, migrañas, mareos por movimiento o intoxicación alimentaria. Algo que también puede influir a padecer estos síntomas, son los problemas renales.
  • Color de la orina cambia: El aumento de la bilirrubina en la sangre hace que el color de la misma se torne anaranjado, ámbar o marrón. Cuando el hígado no puede controlar la bilirrubina, los riñones se encargan de eso a través de la orina.
  • Mala digestión:  El hígado se encarga de controlar la bilis del organismo y si tiene problemas, los niveles de bilis se aumentarán drásticamente, provocándonos diarrea y mala digestión. Por otro lado, si los niveles de bilis son muy bajos, podemos hacernos intolerante a los alimentos grasos. Asimismo, tendremos síndrome de intestino irritable, cálculos biliares, intolerancia al alcohol, distensión abdominal y estreñimiento.
  • Diarrea, estreñimiento y sangrado intestinal: Podemos sufrir de sangrados intestinales mezclados con la diarrea o el estreñimiento.
  • Dolor abdominal.
  • Retención de líquidos en pies y tobillos. Otras causas que pudieran provocar que se hinchen son la insuficiencia cardíaca, problemas renales,  desequilibrio hormonal y las enfermedades linfáticas.
  • Cambios abdominales: Calambres o dolores en la parte inferior del abdomen, también la hinchazón puede ser uno de esos cambios y la acumulación de líquido en la cavidad abdominal. En caso de deberse al hígado, pudiera ser la hipertensión portal, hipertensión arterial en las venas o arterias del abdomen.
  • Picazón en la piel: Es normal que la piel se vuelva más sensible, esta suele picar más y escamarse, y hasta puede llegar a ser hipersensible al tacto. Asimismo, las contusiones pueden aparecer con mayor facilidad, al igual que la visibilidad de las venas. Algo que puede ayudar es mantener la piel humeda.
  • Cambio de color en las heces: Cuando hay deficiencia de bilis, las heces cambian de color. Normalmente gira entorno a colores marrón, arcilla, amarillo pálido o gris. Si estos síntomas permanecen por varios días, sería bueno que visites a tu médico para que revise tu hígado.
  • Pérdida de apetito: La pérdida del apetito también está relacionada con la deficiencia de bilis en el organismo. Esta sustancia ayuda a la digestión de los lípidos. Cuando los alimentos no son digeridos de manera adecuada, esto afecta nuestro apetito.
  • Ictericia: Cuando la piel, ojos, dedos y lengua se tornan de color amarillentos. Esto se debe al aumento indiscriminado de bilirrubina en el torrente sanguíneo. Dicha condición puede estar asociada con problemas en la vesícula biliar o el páncreas.
  • Desequilibrio hormonal:
  • Fatiga y debilidadCuando el hígado no funciona como debería, el resto de los órganos trabajan muy duro. Como resultado, nos sentiremos cansados luego de realizar muy poca actividad.

Debemos cuidar la alimentación y evitar: azúcar, harinas, dulces, embutidos, fritos, carnes rojas, salchichas,  leche de vaca, chocolate, condimentos picantes, pescados grasos (salmón, arenque..), refrescos y colas.

Debemos tomar: alcachofas, apio, verduras verdes crudas, alimentos fermentados (chucrutt, nato, pepinillos en vinagre, kefir..), aceitunas, aguacates, legumbres cocinadas con verduras, frutas ( limón, mandarina, pomelo, manzana verde, kiwi, fresa, carambola), frutos secos, semillas, germinados, carne de pollo o pavo, pescados.

Tomar infusión de 1 cucharada de boldo 1 hora antes del desayuno durante 9 días seguidos y descansar 3 semanas. Cuando no tome eso tome el agua de limón.

Debemos beber en ayunas al levantarnos 1 vaso de agua caliente con el jugo de 1 limón y una pizca de bicarbonato (muy poco, como una cuarta parte de una cucharita muy pequeña), pasada media hora desayunar leche vegetal de avena o de alpiste o de almendras o de sésamo, con café si quiere y media cuchara de canela y 2 cucharadas de semillas de lino que muele en un molinillo de café justo cuando lo va a tomar (no sirve comprarlo ya molido). Debemos tomar suplementos de: vitamina E, cúrcuma y jengibre.

Tomar infusiones de diente de león, cardo mariano o de ruda o de ortiga o eufrasia con unas hojas de hierba buena o la cáscara de 1 limón o 1 mandarina.

Tomar un té rojo después de las comidas.

Tomar infusión de mixta de cúrcuma y pimienta para estimular y tonificar el hígado. 

Tomar algo de alga chlorella.

Beber antes de la comida y de la cena 1 vaso de agua con 2 cucharadas de vinagre de manzana ecológico (del que se enturbia y oscurece porque no lleva productos químicos).

Tomar el agua de cocer alcachofas y apio y se puede comer las verduras también.

Tomar zumo como desayuno, comida o cena con: 1 remolacha mediana, 6 tallos de apio, 1 taza de cilantro fresco, medio limón y 1 trozo de jengibre.

Ó zumo de: 1 manojo de cilantro, 1 pepino pelado y cortado en trozos, jugo de 1 limón, un trocito de jengibre de medio dado, 5 trozos de piña, y 1 tomate cortado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s