Estrés

Las situaciones de angustia, trabajo excesivo, irritabilidad, mal humor o descontento desencadenan la liberación de la hormona que conduce a un desequilibrio de la inmunidad y al desgaste físico.  Su sistema inmunológico sufre, y rápidamente empiezan a presentarse cambios, de repente su presión arterial aumenta, su problema de asma empeora, tiene varios resfriados, heridas que no parecen sanar y su piel es un desastre, tiene problemas para dormir.

Una de esas hormonas del estrés es el cortisol. Cuando el estrés se vuelve crónico, su sistema inmunológico se hace cada vez más sensible al cortisol, y dado que la inflamación está regulada en gran parte por esta hormona, esta disminución de sensibilidad aumenta la respuesta inflamatoria y permite que la inflamación se salga de control. El estrés prolongado puede dañar las celulas del cerebro y hacer que se pierda la capacidad de recordar cosas. El estrés altera su sistema neuroendocrino e inmunológico y parece desencadenar un proceso degenerativo en el cerebro que puede resultar en la enfermedad de Alzheimer. El aumento de peso inducido por el estrés también es real y por lo general implica un aumento de la grasa alrededor del vientre, que es la grasa más peligrosa que su cuerpo puede acumular y aumenta el riesgo cardiovascular.

Los problemas de salud más comunes que son causados ​​por o empeorados por el estrés: Enfermedades cardiovasculares, hipertensión, depresión, ansiedad, disfunción sexual, infertilidad y ciclos irregulares,resriados frecuentes, cambios en el apetito, dificultad para concentrarse, pérdida de memoria, aumento o disminución del apetito, problemas digestivos.

El estrés provoca una serie de perjuicios en el intestino: Menor absorción de nutrientes, menor oxigenación de su intestino, menos de cuatro veces flujo sanguíneo al sistema digestivo, lo que crea un metabolismo lento y menor producción enzimática en el intestino.

El estrés crónico, la ira, la ansiedad y la tristeza desencadenan enfermedades crónicas en el intestino. Mientras que el estrés puede causar problemas intestinales, los problemas intestinales también pueden causar daños en sus emociones. El estrés cambia la respuesta inmunológica y el comportamiento de las celulas. El estrés está implicado en el cáncer, no tanto como una causa de cáncer, sino porque parece alimentar su crecimiento (o interferir con los procesos que de otra manera podrían reducir la velocidad), aumenta la probabilidad de propagar el cáncer, o la metástasis. El estrés crónico también causa daño a la señalización de cortisol en el caso de exposición excesiva al cortisol.

Una persona es más vulnerable al estrés si tienen siguientes factores: Siente como que no tiene control, siente que no tiene salida, interpreta las cosas como si la condición empeorara, no tiene alguién con quien hablar de sus penas. El estrés está estrechamente relacionado con la experiencia del placer, en relación con la unión de la dopamina a los receptores del placer en el cerebro. La felicidad, la esperanza y el optimismo producen cambios rápidos en las células del cuerpo, incluso provocan la liberación de sustancias químicas en el cerebro que los hacen sentirse bien. Se puede crear felicidad artificialmente a través de medicamento o consumo de alcohol, los mismos niveles elevados de endorfina y dopamina se pueden lograr a través de hábitos saludables como el ejercicio, risas, abrazos, besos, sexo, o la unión con su hijo. Un abrazo de 10 segundos al día puede provocar reacciones bioquímicas y fisiológicas en el cuerpo que pueden mejorar significativamente su salud.

Controlar el estrés es crucial para todas las personas. Para algunos, esto podría incluir mantenerse alejado de las personas negativas y estresantes. La meditación y llorar de vez en cuando puede ser algo saludable, las personas que lloran cuando están tristes liberaran un poco de exceso de estas sustancias químicas del estrés, lo que lo les hace sentirse más tranquilo y relajados.

Respirar apropiadamente puede mejorar la oxigenación en todo su cuerpo, incluyendo su cerebro y es una poderosa estrategia para aliviar el estrés y la ansiedad. Dos de los problemas más comunes con la respiración son la hiperventilación (respirar de forma excesiva) y la respiración por la boca, los cuales tienen consecuencias adversas en la salud.

Respirar por la boca incluso altera la estructura facial, provoca que los rasgos faciales se estrechen y se caigan. Las mandíbulas estrechas e inclinadas aumentan el riesgo de desarrollar apnea obstructiva del sueño para toda la vida.

Respirar profundamente es una estrategia que no sirve para calmarse. Cuando estamos estresados, la respiración se hace más rápida, profunda y ruidosa, por lo que respiramos con mayor frecuencia a través de la boca y tendemos a respirar con la parte superior del pecho en lugar de con el diafragma.

Es bueno tomar:

  • 1 pastilla de citrato de magnesio todos los días.
  • 2 tazas de té de hipérico y pasiflora o de lechuga.
  • 1 cuchara recién molida en molinillo de semillas de cañamo que se añaden a zumos o leche vegetal o yogur natural sin azúcar.
  • 1 pastilla de melatonina 1 hora antes de acostarse.
  • 1 infusión de 1 cucharada de perilla por taza de agua hervida. porque tienen efecto relajante y es recomendable para situaciones de nerviosismo.
  • Tomar capsulas de aceite de borraja.

Evitar: Azúcar, harinas, dulces, refrescos y colas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s