Ciática

Es un dolor muy intenso que nos deja casi sin poder movernos. Se inicia en la zona lumbar y puede extender por la nalga, el muslo, la pantorrilla e incluso llega hasta el pié. La ciática se dedica a las lesiones que afectan al nervio ciático, que se extiende desde la vértebras lumbares, parte baja de la espalda, pasando por la parte de atrás del muslo y la pierna hasta llegar al talón del pié. Tumbado hacia arriba levantamos la pierna afectada hacia el techo, si el dolor empieza antes de llegar a los 60º lo más probable es padecer ciática. Además se pueden hacer varias pruebas médicas para diagnosticarla como son la  resonancia magnética, radiografías, tomografía..

El dolor del nervio ciático es un problema que puede causado por diversas razones: Lesiones de vértebras lumbares, hernia discal, por estenosis del canal lumbar que se produce por el desgaste de la artrosis, inflamaciones del nervio, contracturas de los músculos cercanos, falta de hacer ejercicios, un mal movimiento que lastima algún tendón o musculo, por una hernia de disco, que presiona el nervio o un trastorno del síndrome piriforme, que causa que el musculo se acorte como también podría ser una disfunción de las articulaciones o por embarazo.

Para evitar las molestias de la ciática se debe cuidar mucho las posturas de la columna vertebral sin forzarla, dormir sobre un colchón duro, no utilizar ropa ceñida o apretada y debemos sentarnos con la espalda recta. La mejor forma de aliviar este problema es estirándonos de la manera correcta.

Cuando este nervio ciático se comprime o se irrita, causa un dolor insoportable. Los principales síntomas: Dolor, hormigueo, debilidad en las piernas y problemas para sentarse normalmente.

Se debe evitar el sobrepeso, practicar ejercicio a diario, hacer estiramientos, cuidar las posturas, caminar correctamente, dormir de lado, no llevar tacones de mas de 4 centímetros. Y no llevar pesos.

Estiramientos para aliviar el dolor ciático:

  • PIERNA CRUZADA

Acostados en el suelo colocamos las piernas para arriba y los pies apoyados en el suelo, cruzamos la pierna afectada hasta la otra y empujamos en dirección hacia abajo, sin mover el tronco del suelo y manteniéndola unos segundos, repetimos unas 10 veces, reduce el dolor.

  • ESTIRAMIENTO DE LA PIERNA

Nos sentamos con la espalda totalmente recta y con las dos manos agarramos la pierna afectada, inclinamos la cabeza hacia abajo y tiramos de la pierna hasta la cabeza, hasta que comenzamos a sentir el estiramiento en la parte superior de la pierna, la cadera y el glúteo, nos mantenemos en esta posición por unos segundos.

  • ESTIRAMIENTO DEL PIRIFORME

La manera más sencilla de estirar este musculo es acostandonos en el suelo sobre nuestra espalda y comenzamos a colocar las piernas en el suelo y luego doblar la afectada hasta que llegue al pecho. Podemos doblar las piernas y cruzar la que está siendo afectada sobre la otra, tomamos el tobillo con la mano contraria y la rodilla con la mano del mismo lado, y empujamos la rodilla hacia abajo y tiramos del tobillo hacia el hombro contrario.

  • ESTIRAMIENTOS DE ISQUIOTIBIALES

Nos sentamos en el suelo con las piernas estiradas y separadas y empujamos las rodillas en el suelo, luego giramos los hombros hacia la pierna que esta dolorida e intentamos alcanzar los dedos del pie.

  • EJERCICIOS CON PELOTA DE TENIS

Acostarse en el suelo con las piernas dobladas a nivel de la cadera, solo debemos poner la pelota en la pierna afectada y dejamos que caiga todo el peso del cuerpo encima de ella y realizamos movimientos de vaivén con la pelvis para ayudar al musculo piriforme.

Otros tratamientos:

  • Emplasto de patatas: Poner cataplasma de 4 patatas cocidas hechas puré que se extienden sobre un paño limpio  y amplio que se coloca sobre la zona lumbar, en la espalda. Se mantiene hasta que se pierda el calor. Se puede repetir varias veces al día.
  • Masaje de cebolla: <Se corta un acebolla mediana por la mitad y con la parte interna de una de las mitads se masajea la zona afectada formando círculos, durante 10 minutos. Se puede repetir cada 2 horas.
  • Tomar infusión de 1 cucharada de Harpagofito y corteza de sauce llorón, consigue calmar los dolores.
  • Tomar infusión de 1 trozo de jengibre con unas hojas de hierba buena, después de cocer 5  minutos, dejar hacer apartado sin fuego otros 5 minutos, colar y añadir 1 cuchara de cúrcuma y si quieres pones el jugo de 1 limón o media cucharita de canela.

Prevención:

Nunca debemos doblar la columna, hay que flexionar las rodillas.

Dormir con un colchón adecuado que se adapte a nuestra espalda.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s