Gota (ácido úrico)

Cuando nuestro cuerpo digiere las proteínas que forman parte de los alimentos uno de sus restos se llama ácido úrico, que es eliminado del cuerpo por medio de los riñones con la orina y el sudor. Si la cantidad de este ácido úrico es alta, se deposita en diferentes partes del cuerpo, especialmente en las articulaciones y aparece la gota.

El ácido úrico se acumula en las articulaciones como si fueran cristales y produce inflamación, enrojecimiento y dolor. Suele afectar a las pequeñas articulaciones como los dedos de los piés, sobre todo el dedo gordo, en las manos, rodilla, tobillo, pié, hombro o codo.

La gota se debe a una dieta inadecuada con mucha carne, pescado, azúcar, alcohol, mariscos, setas o verduras de hoja verde oscura (oxalatos), espinacas, rúcula, canónigos.

La gota es un tipo de artritis en el que los pacientes experimentan dolor, rigidez e inflamación en las articulaciones y otros tejidos. Generalmente, esta enfermedad ataca las articulaciones del dedo gordo del pie, pero es posible que también afecte las articulaciones de los dedos, rodillas y caderas.

El tratamiento inmediato de esta enfermedad es crucial, ya que pueden surgir complicaciones como es la formación de trozos de cristales de ácido úrico que crecen por debajo de la piel que rodea una articulación infectada. Estas protuberancias son dolorosas y pueden causar daño y deformidad de los tejidos blandos, destrucción de las articulaciones y el síndrome de compresión nerviosa, como el síndrome de túnel carpiano. El daño renal provocado por la proliferación de cálculos renales también podría ocurrir con la gota. Los cristales pueden acumularse en el tracto urinario y desarrollarse como cálculos renales que son ricos en ácido úrico. Otros problemas que están vinculados con la gota son las enfermedades cardiovasculares, problemas pulmonares, síndrome de ojo seco, cataratas y la estenosis espinal.

Etapas de la Gota:

  • Hiperuricemia asintomática: Período antes del primer ataque de gota, en el que no se presentan síntomas, pero los niveles de ácido úrico son altos y los cristales ya se desarrollan en la articulación o articulaciones.
  • Gota aguda o ataque de gota: Se produce después de que los niveles de ácido úrico se elevan o los cristales que se formaron en las articulaciones se mueven debido a ciertos factores desencadenantes, como el consumo de alcohol. Esto ocasiona inflamación y dolor, que generalmente ataca durante la noche.  Alrededor del 60 % de las personas que sufre un ataque de gota experimentará otra durante el periodo de un año, y el 84 % podría tener otro ataque en el plazo de tres años y algunas personas nunca sufren un segundo ataque de gota.
  • Gota en intervalos: Es el tiempo entre ataques en donde no se presenta dolor, pero la enfermedad no ha desaparecido debido a que la inflamación de bajo nivel daña las articulaciones. Este es el mejor momento para tomar las medidas necesarias para controlar el dolor y evitar futuros ataques o incluso una gota crónica.
  • Gota crónica: esta puede afectarle si sus niveles de ácido úrico continúan siendo muy elevados durante un período de años. Hay ataques más frecuentes, dolor prolongado, e incluso daños en las articulaciones, lo que ocasiona la pérdida de la movilidad. Para evitar se necesita atender la enfermedad e implementar cambios en su estilo de vida. Se sabe que las mujeres desarrollan la gota después de la menopausia debido a que sus cuerpos reducen severamente la producción de la hormona estrógeno, que ayuda a los riñones a excretar el ácido úrico. Si el suministro de estrógeno de una mujer no es suficiente, sus niveles de ácido úrico aumentan.

Tratamiento:

  • Tomar todas las mañanas en ayunas un puñado de fresas.
  • Tomar jugo de tomate muy maduro 2/3 veces por día.
  • Té de arándano rojo resultante de cocer durante 3 minutos 1 litro de agua con 30 gramos de arándanos rojos, se deja reposar 10 minutos, colar y tomar eso cada día repartido en varias tomas.
  • Tomar infusión de perejil o de cáscara de piña.
  • Comer perejil, limón, sandía, plátano, zumo de espárragos, apio, cerezas, rábanos, kiwis, cebolla, ajo, nabo.
  • Tomar a lo largo del día 1 litro de agua con el jugo de 1 limón y 1 cuchara de bicarbonato.
  • Colocarse un emplaste con bicarbonato y agua.
  • Darse un masaje con el licuado de 2 patatas crudas.
  • Tomar infusiones de (1 cucharada por taza) de cola de caballo o de diente de león o de enebro.
  • Infusión de rabitos de cerezas.

Es imprescindible hacer ejercicio, tomar algo de sol, dormir lo suficiente y lo más importante, cuidar la dieta.

  • Se deben tomar mas verduras y frutas excepto oxalatos.
  • Los lacteos que se tomen que sean desnatados.
  • Huevos, arroz integral, avena, quinoa, 2 cucharadas de lino recién molido en molinillo de café cuando se va a tomar, chía y frutos secos.
  • Tomar legumbres cocinadas con verduras.
  • Elimina las bebidas alcoholicas, azucar, dulces y platos precocinados.
  • No tomar: Caldos de carne, marisco, pescado azul pequeño, hígado, riñón, paté, carnes rojas, embutidos, sslazones.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s