Selenio

El selenio es un mineral esencial que tiene una importancia fundamental para la salud humana con posibles propiedades antiinflamatorias, antivirales y anticancerígenas. El selenio es el catalizador de la enzima que permite neutralizar los radicales libres tóxicos. Pero el selenio no actúa solo y necesita la vitamina E.

El selenio es un oligoelemento que se encuentra en la tierra y en  algunos alimentos que funciona como un antioxidante que puede proteger contra enfermedades. Tener niveles demasiado elevados puede ocasionar diabetes, y los niveles muy bajos expone a su sistema a enfermedades. Es necesario y mejora enfermedades autoinmunes como problemas tiroideos, incluyendo la enfermedad de Hashimoto, cáncer, sida, asma, esclerosis, degeneraciones cardiovasculares, hipertensión, arteriosclerosis, enfermedad celiaca, cirrosis, alcoholismo, insuficiencia renal, enfermedad de Crohn…

Comiendo alimentos que llevan selenio es improbable tener una sobredosis del selenio, la mayoría de las personas tienen problemas para conseguir los niveles que necesitan. La probabilidad de tener una deficiencia de selenio es mayor si fumamos, tomamos anticonceptivos, bebemos alcohol, o si tenemos algún trastorno que nos impida absorber los nutrientes que necesitamos a través de los alimentos.

Los radicales libres  son causados por cualesquiera de los procesos metabólicos normales, la nicotina y los rayos X, o exponernos a productos químicos dañinos como los que se utilizan como insecticidas y productos de limpieza y desinfección.

Es necesario que exista un equilibrio entre los radicales libres y antioxidantes para tener una función fisiológica adecuada. Si los radicales libres abruman la capacidad corporal para regularlos, ocurre un trastorno conocido como estrés oxidativo, los radicales libres alteran negativamente a los lípidos, proteínas y ADN, y activan un sin número de enfermedades humanas. Los radicales libres pueden ocasionar un daño celular y que los antioxidantes los combaten.

El selenio disminuye el índice de cáncer al proteger a los tejidos del efecto de los radicales libres. Necesitamos ingerir al menos 55-70 mcg al día. El selenio ayuda a combatir los efectos secundarios altamente agresivos de la quimioterapia o la radioterapia.

La tiroides contiene más selenio por gramo de tejido que cualquier otro órgano. Cada vez se entiende más el valor de los suplementos de selenio para las personas que tienen problemas autoinmunológicos tiroideos, e inclusive la deficiencia parece tener un impacto en el desarrollo de los problemas tiroideos. Dar suplementos con selenio a los  que padecen la enfermedad de Hashimoto disminuye los niveles de anticuerpos antitiroideos y mejora la estructura del ultrasonido de la glándula tiroides.

El selenio es beneficioso en enfermedades multifactoriales con vínculos genéticos y ambientales… Los tejidos que son particularmente sensibles a los cambios en el suministro de selenio incluyen a los glóbulos rojos, el riñón y los músculos.

Una de las funciones más importantes de selenio es su capacidad para ayudar a su cuerpo a combatir enfermedades. Eleva el número de glóbulos blancos, que aumenta su capacidad para resistir infecciones. El selenio puede ayudar a prevenir las infecciones cutáneas frecuentes en las personas con inflamación de los tejidos en los brazos y/o piernas como resultado de quimioterapia o lesiones.

Tener niveles inferiores de selenio puede contribuir a una insuficiencia cardíaca, y de igual forma tener deficiencia en selenio parece empeorar la aterosclerosis. La aterosclerosis, o endurecimiento arterial, que ocurre cuando se acumula placa en las arterias, puede ocasionar un ataque cardíaco y derrame cerebral. Las personas que padecen asma son propensas a tener una mayor incidencia de niveles bajos de selenio en la sangre. Los tipos de alimentación que contienen altas cantidades de antioxidantes se relacionan a una menor prevalencia de asma. Las proteínas que se encuentran en el esperma y que intervienen en su formación son influidas por el selenio y otros antioxidantes. El selenio es una fuente de protección contra la infección por virus de inmunodeficiencia humana.

 

Las mejores fuentes alimenticias de selenio son el salmón salvaje, el pavo orgánico criado al aire libre, la carne de res y cordero de animales alimentados con pastos, nueces de Brasil, semillas de girasol, cebollas, ajos y cierto tipo de hongos. Se encuentra en el germen de trigo, el tomate, el brócoli, la levadura de cerveza, nueces, semillas de girasol, cebolla, ajo y hongos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s