Ictus

El ictus o accidente cerebrovascular se llama también infarto  cerebral, derrame cerebral o apoplejía. Consiste en la destrucción de alguna parte de tejido nervioso debido a la formación de un trombo en una arteria cerebral o la existencia de una hemorragia. Esa parte de tejido nervioso que parcialmente se deteriora, necrosa y destruye  al faltarle riego sanguíneo, oxígeno y glucosa.

Son dos tipos de ictus bien diferenciados, el isquémico, como consecuencia de un trombo o coágulo arterial y el hemorrágico como consecuencia de una hemorragia arterial cerebral.

Existen muchos ictus de baja intensidad y corta duración que pasan inadvertidos porque no generan síntomas o son síntomas banales y transitorios. Los diferentes síntomas que se presentan con diferente intensidad tienen relación con el área cerebral afectada.

  • La hemiplejia produce pérdida de sensibilidad, movilidad y fuerza de un solo lado del cuerpo, extremidades o en la cara.
  • La disartría es cuando causa dificultad en la comunicación oral, el lenguaje se hace ininteligible.
  • Inestabilidad, pérdida de equilibrio y de coordinación.
  • Dolor de cabeza intenso y repentino.
  • Alteraciones oculares.

Factores de riesgo:

  • La tensión alta no controlada ni tratada.
  • La arterioesclerosis por aumento de colesterol.
  • Las enfermedades cardiacas con fibrilación auricular y potencial formación de trombos.
  • Tabaco, alcohol, vida sedentaria, sobrepeso y algunas sustancias tóxicas.
  • Enfermedades o medicamentos que alteran la coagulación sanguínea.
  • Edad avanzada, herencia o malformaciones arteriales.

la atención médica en las primeras 6 horas en una unidad hospitalaria preparada es fundamental para una buena recuperación. la recuperación de un ictus es variable y está relacionada con la extensión, la localización, la intensidad y el tratamiento precoz.

Una vez superada la fase aguda del ictus es necesario hacer rehabilitación para conseguir un grado de independencia del paciente similar al que tenía antes.

Debemos tomar todos los días para prevenirlos: 1 pastilla de citrato de magnesio y otra de astaxantina o de aceite de Kril y 2 cucharadas de semillas de lino que muele en un molinillo de café justo antes de tomarlo con alguna leche vegetal, yogur o zumo natural. Beber abundante agua, cuidar la dieta, hacer ejercicio, tomar algo de sol sin quemarse todos los días.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s