Felicidad y optimismo

El  cerebro  se puede  reeducar  con  el  fin  de ganar flexibilidad  y optimismo. La felicidad  es  una forma de vida, hay  que  reprogramar  nuestro  cerebro.  Acabar con esas referencias mentales que nos hacen sentir mal y dar la bienvenida a las emociones sanas y constructivas. Y a la vez hay que cambiar  de costumbres: Beber agua templada en ayunas al levantarse. Tomar sol sin quemarse todos los días.  Pisar  descalzo  tierra, hierba, arena, agua  de  mar  o  río. Hacer ejercicio y pasear  por  la naturaleza. Escuchar buena música, bailar, cantar, reír.  Disfrutar de la naturaleza y los animales.

Debemos crear nuevas formas de pensar, adiestrar nuestras neuronas para que sean más receptivas a la felicidad, saber centrarnos en lo positivo y en los avances que damos. Cuando esto se logra aprendemos a sortear los momentos de tristeza. Cuando permitimos al  cerebro  acostumbrarse a interpretar lo que nos ocurre en negativo, dará igual todo lo bueno que nos suceda porque no lo sabremos ver ni apreciar.

La felicidad no se mide por la ausencia de problemas, si no por nuestra capacidad para gestionar las emociones, tanto las negativas, rabia, vergüenza, envidia, frustación o como las positivas. Debemos descubrir que nos irrita o pone triste, reconocer esos sentimientos sin juzgarlos y actuar. la templanza nos hace encontrar el camino y sentirnos bien pase lo que pase. Ni dolor por el pasado ni temor por el futuro. La vida es lo que sucede ahora. Lo que consume tu mente, controla tu vida. Elige como vivir, no es tan importante lo que nos sucede como la capacidad que tiene en influirnos y si sabemos solucionarlo.

Hacer deporte, rodearte de gente alegre, tener pensamientos positivos, dar y buscar afecto, reír, hacer lo que nos gusta fabrica hormonas de la felicidad, aumenta la dopamina, la oxicotina y la serotonina.

Un par de minutos de respiración diafragmática, de respiración profunda bastan para reducir el estrés y sentirnos relajados.

Meditar, apaciguar la mente, nos deja que los pensamientos vengan y se vayan, potencia el nivel de actividad en las partes del cerebro relacionadas con las emociones positivas, como la alegría y el entusiasmo.

Ejercicios de yoga, las poses que se recrean  generan emociones positivas y ayudan a cambiar las perspectivas ante la vida. mejoran el  equilibrio y nos ayuda a caminar más erguidos, aparte de aumentar la concentración y la confianza en nosotros mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s