Azúcar, adicción y efectos

La adicción al azúcar se produce por los intensos antojos de alimentos dulces. 

El azúcar, en cantidades moderadas, es esencial para nuestro cuerpo. Como carbohidrato, ayuda a proporcionarnos la energía que necesitamos para nuestras actividades diarias. Todas nuestras células lo utilizan. Pero no debemos tomar azúcar, hay azúcar en muchos alimentos que tomamos normalmente. La adicción masiva al azúcar puede provocar obesidad, diabetes, daño o insuficiencia cardíaca, producción de células cancerígenas, reducción del poder cerebral y menor longevidad. Comer azúcar provoca la producción de opioides naturales en el cerebro. Estas hormonas ayudan a aliviar el dolor y se desencadenan de la misma manera que lo haría el consumo de drogas ilegales.

Tomar  demasiado  azúcar  puede  causar  efectos  perjudiciales   para   nuestra  salud : Aumento del riesgo de enfermedades, desequilibrio o deficiencia de nutrientes, deficiencias corporales y cambios conductuales.

  • Altera las relaciones minerales del cuerpo.
  • Genera deficiencia de cromo.
  • Interfiere con la absorción de calcio, magnesio y proteína.
  • Aumenta el colesterol total, triglicéridos y niveles de colesterol malo.
  • Disminuye los niveles de colesterol bueno.
  • Disminuye los niveles de vitamina E.
  • El cuerpo convierte el azúcar en 2 a 5 veces más grasa en el torrente sanguíneo en comparación con el almidón.
  • Es adictivo e intoxicante, de forma similar al alcohol.
  • Aumenta rápidamente la adrenalina, hiperactividad y ansiedad.
  • Lleva a dificultades en la concentración, somnolencia e irritabilidad en los niños.
  • Genera disminución de la actividad en los niños.
  • Reduce la capacidad de aprendizaje y puede causar trastornos de aprendizaje que podrían afectar las calificaciones de los alumnos.
  • Aumenta el riesgo de comportamiento antisocial.
  • Disminuye la estabilidad emocional.
  • Depresión.
  • Alcoholismo.
  • Alimenta a las células cancerígenas y por eso crecen.
  • Puede inducir la muerte celular.
  • Aumenta los niveles de glucosa en ayunas.
  • Aumenta la presión arterial sistólica.
  • Aumento significativo de la adhesión plaquetaria.
  • Lleva a la formación de cálculos renales y biliares.
  • La absorción rápida de azúcar promueve el consumo excesivo de alimentos.
  • Obesidad.
  • Disminuye la sensibilidad a la insulina, lo que lleva a altos niveles de insulina y finalmente diabetes.
  • Hipoglucemia reactiva.
  • Dolores de cabeza, incluidas las migrañas.
  • Mareos.
  • Problemas del tracto gastrointestinal.
  • Alergias alimentarias.
  • Promueve enfermedades degenerativas crónicas.
  • Causa aterosclerosis y enfermedades cardiovasculares.
  • Causa cataratas y miopía.
  • Puede conducir a enfermedades autoinmunes como la artritis, asma y esclerosis múltiple.
  • Causa enfisema.
  • Contribuye a la osteoporosis.
  • Da pie a la contracción de apendicitis, hemorroides y venas varicosas.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Aumenta el riesgo de gota y enfermedad de Alzheimer.
  • Acidez en saliva, caries y enfermedades periodontales.
  • Enfermedad de las encías.
  • Promueve en gran medida el crecimiento descontrolado de Candida Albicans (infecciones por hongos).
  • Toxemia en el embarazo.
  • Contribuye al eccema en los niños.
  • Empeora los síntomas de los niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad.
  • Aumenta el riesgo de polio.
  • Puede provocar ataques epilépticos.
  • Podría provocar hipertensión en personas con obesidad.
  • El aumento del consumo en unidades de cuidados intensivos puede inducir la muerte.
  • Tiene potencial para inducir procesos metabólicos anormales en un individuo normal con buena salud.
  • Suprime al sistema inmunológica, lo que aumenta el riesgo de contraer enfermedades infecciosas.
  • Debilita la vista.
  • Da pie al envejecimiento prematuro.
  • Deterioro de la estructura del ADN.
  • Puede cortar el oxígeno al cerebro a través de la alimentación intravenosa.
  • Cambio en la estructura de la proteína y causa una alteración permanente en la forma en la que la proteína actúa en su cuerpo.
  • Cambia la estructura del colágeno.
  • Provoca envejecimiento cutáneo.
  • Disminuye la capacidad de las enzimas para funcionar.
  • Aumenta el tamaño del hígado al dividir las células hepáticas, lo que aumenta la cantidad de grasa hepática.
  • Incrementa el tamaño del riñón y produce cambios patológicos.
  • Produce daño pancreático.
  • Aumenta la retención de líquidos del cuerpo.
  • Afecta la composición electrolítica urinaria.
  • Ralentiza la capacidad de las glándulas suprarrenales para funcionar.
  • Afecta el revestimiento capilar.
  • Debilita los tendones.
  • Puede causar un aumento en las ondas cerebrales delta, alfa y theta, lo que puede alterar la capacidad de la mente para pensar con claridad.
  • Causa desequilibrios hormonales.
  • Aumenta los radicales libres y el estrés oxidativo.
  • Genera una disminución sustancial en la gestación, con un riesgo 2 veces mayor de dar a luz un neonato pequeño para su edad gestacional.
  • Afecta la producción de dióxido de carbono cuando se suministra a bebés prematuros.

Tener ansias por comer algo se desencadena por una necesidad emocional, como querer aliviar el estrés o sentirse ligeramente más feliz después de un día agotador.

Reducir el consumo de azúcar es disminuir alimentos que llevan azúcar, la cantidad de harinas y fruta que tomamos, debemos consumir diariamente menos de 25 gramos al día.

Elegir tomar alimentos ricos en fibra y alimentos ricos en grasas omega-3 de alta calidad  son cruciales para disminuir el impacto de comer azúcar en exceso. Debemos evitar alimentos con alto contenido de azúcar y beber agua fresca y pura.

Hay hacer ejercicio y tomar algo de sol sin quemarse todos los días, dormir lo suficiente y controlar los niveles de estrés también puede ayudar a minimizar los efectos del consumo excesivo de azúcar. Se sabe que el ejercicio en particular mejora la sensibilidad a la insulina, reduce los niveles de estrés, acelera el metabolismo, fortalece los huesos y mejora el estado de ánimo.

Es bueno acostumbrarse a no tomar directamente azúcar blanca ya que hay muchos alimentos que la llevan y sustituirla por canela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s