Circulación

Síntomas de mala circulación son tener hormigueo y picor, tener frío e  hinchazón en pies y manos y tener varices. Tener piernas cansadas,  hinchadas, con varices o sentir un hormigueo en los brazos son algunos de los síntomas más comunes de la mala circulación sanguínea. Si no se trata puede provocar enfermedades y accidentes cardiovasculares.

El hormigueo y picor indican que los depósitos de grasa bloquean el flujo en las arterias impidiendo que la sangre fluya hacia las piernas. Si nos cuesta movernos mas de lo habitual puede deberse a que la sangre bombea más despacio y el  transporte del oxígeno, vitaminas y nutrientes sea más lento.  Las varices son fruto de la debilidad de las paredes venosas y del mas funcionamiento de algunas válvulas y esto produce una acumulación anormal de la sangre que provoca que la venas se ensanchen y dilaten.

Para seguir un estilo de vida saludable:

  • Buena alimentación: Eliminar los alimentos procesados. Comer frutas, frutos secos, semillas, legumbres, verduras y alimentos fermentados.
  • Evitar azúcar y sal.
  • Cuidado con el colesterol: La acumulación excesiva de colesterol malo, LDL, en las arterias se manifiesta también con una inflamación notoria de las extremidades porque la grasa impide una circulación óptima.
  • Practicar ejercicio con regularidad oxigena el  organismo y aumenta el flujo sanguíneo hacia el corazón. Se debe andar un mínimo de media hora al día. El sedentarismo es enemigo de una buena salud, así que hay que evitar estar muchas horas sin moverse.
  • Evitar el sobrepeso. Los kilos de más provocan una presión en las extremidades inferiores, lo que incide en la circulación provocando que las válvulas del interior de las venas dificulte el retorno de la sangre. perder peso también contribuye a bajar los niveles de triglicéridos.
  • Evitar el estrés y la ansiedad. El estrés hace que las venas y las arterias se contraigan con el fin de proporcionar más sangre a los músculos. Este estrechamiento en los vasos sanguíneos produce una disminución en el flujo sanguíneo que produce una mala circulación.
  • Evitar tabaco y alcohol.
  • Beber entre 1,5 y 2 litros de agua purificada al día.
  • Masajear desde los pies hacia arriba de las piernas con  vinagre o un gel de efecto frío.
  • Meter las piernas en agua fría.
  • Colocar las piernas en alto.
  • utilizar ropa amplia y calzado cómodo.

Alimentos que debemos tomar:

  • Nueces, muy ricas en omega3.
  • Aguacates, vitamina E.
  • Kiwi, vitamina C.
  • Brócoli, ácido alphalipoico.
  • Salmón salvaje, Omega 3 y vitamina B.
  • Remolacha, vitamina B que ayuda a reducir los niveles homocisteína de la sangre, un chivato de riesgo cardiovascular.
  • Ajo, es un anticoagulante natural, se puede tomar  1 diente de ajo picadito en ayunas.
  • Beber en ayunas al levantarse un vaso con la infusión de la cáscara de un limón que anteriormente se ha exprimido y se añade al final. No se pone azúcar pero se puede poner una pizca de bicarbonato.
  • Tomar todos los días 1 ó 2 cucharadas de semillas de lino que se muelen en un molinillo de café justo cuando se va a tomar. Se toman mezclando con leche de avena o de alpiste o con yogur natural y va bien para el desayuno.
  • Tomar 1 ó 2 infusiones de diente de león al día que se pueden mezclar con té verde o con unas hojas de hierba buena o con limón.
  • Tomar infusión de perejil y se le añade jugo de 1 limón, para arañas vasculares y capilares visibles. Abusar de perejil es malo para las piedras en el riñón aunque es bueno para evitar la retención de líquidos y el exceso de volumen.