Próstata agrandada

La próstata es una glándula muy importante, cuya función principal es producir un líquido que nutre los espermatozoides. Si se inflama, puede causar enfermedades urinarias.

Síntomas: Dificultad para orinar, micción frecuente, dolor de espalda y piernas, son solo algunos de los síntomas de una próstata inflamada y agrandada. 

Debemos tomar:

  • Raíz de jengibre que es rico en potasio, manganeso, fósforo, betacarotenos, magnesio, hierro, zinc y vitaminas. El jengibre es un poderoso antioxidante que puede proteger la próstata del daño causado por los radicales libres. 
  • Vitamina C y zinc estimulan el sistema inmune, protegiendo la próstata de infecciones bacterianas e inflamación.
  • Semillas de calabaza.
  • Pimientos que tienen mucha vitamina C que es un antioxidante que desempeña un papel fundamental en la lucha contra el riesgo de agrandamiento de la próstata. Una taza de pimientos crudos contiene más del doble de la dosis diaria recomendada de vitamina C.
  • Aguacates puede ayudar a reducir los síntomas de una próstata inflamada. El Beta-sitosterol ayuda a tener un mejor flujo urinario y menos volumen de orina residual.
  • Jugos de vegetales, especialmente las zanahorias y las espinacas.

Fertilidad

La capacidad reproductiva de la raza humana es una de las más limitadas dentro de la naturaleza por factores naturales y externos. El óvulo solo es fértil 4 días en cada ciclo. El tabaco dificulta la fecundación así como el estrés, la alimentación y beber alcohol. Es fundamental hacer una vida sana con ejercicio cerca de la naturaleza.

Se debe tomar:

  • Infusiones de hojas de frambuesa porque contribuyen a fortalecer el aparato reproductor femenino.
  • Reducir el consumo de alcohol.
  • Alimentación basada en alimentos crudos, verduras, hortalizas, frutas, frutos secos y semillas.
  • Selenio:  Verduras, cebollas, ajo, germen de trigo, pescado y huevos.
  • Zinc, taurina, desmodium y citrato de magnesio.
  • Té de ortigas y de romero.
  • Maca.

Sol, fuente de salud (vitamina D3)

La vitamina D3 se produce en la piel gracias a tomar sol sin quemarse (rayos ultravioleta)  y también se puede tomar por algunos alimentos. La vitamina D3 facilita la absorción del calcio y fósforo en el intestino. Induce la formación del tejido óseo a través de los osteoclastos y regula la producción de la hormona paratiroidea.

En la actualidad y debido a los cambios producidos en la atmósfera por la disminución de la capa de ozono se extiende el temor a las radiaciones solares. Con alguna protección solar adecuada el riesgo desaparece y se mantienen los beneficios de tomar sol sin quemarse. Las radiaciones solares tomadas con alguna protección o cuidando el tiempo de sol directo sobre la piel tienen grandes beneficios para la salud.

La escasez de vitamina D3 da lugar a que un adulto tenga osteoporosis, osteomalacia, hipocalcemia, debilidad, fatiga crónica, hipertensión, psoriasis, algunas enfermedades cardiovasculares y baja inmunidad.

Las causas mas frecuentes para tener escasez de vitamina D3 suelen se las dietas adelgazantes inadecuadas, situaciones de estrés y el abuso de tabaco y alcohol y la falta de sol.

La escasez de vitamina D3 en un niño provoca raquitismo carencial, osteomalacia, deformidad ósea, alteraciones dentales y retraso en el crecimiento. Es de gran importancia durante el crecimiento puesto que interviene en el metabolismo del tejido óseo. Se pueden tomar suplementos orales de vitamina D3.

Alimentos que proporcionan vitamina D3 además del sol:

  • Leches artificiales para lactantes.
  • Leches enriquecidas, cereales, yogur, mantequilla.
  • Sardinas en lata, atún, caballa, salmón salvaje.
  • Huevos, setas, champiñones e hígado de ternera.

 

Cálculos de riñón

Los cálculos son piedras de diferentes tamaños que se forman con restos de calcio, restos de células  e incluso grasa y que obstruyen diferentes conductos de nuestro organismo. la formación de los cálculos es un proceso lento y cuando  se hacen grandes obstruyen el conducto  y producen el cólico que se caracteriza por un dolor intenso que sube y baja y que va acompañado de nauseas. Las personas con sobrepeso y que toman refrescos azucarados, colas y alimentos grasos son más propensos.

Se debe controlar el peso, beber mucha agua para movilizar la orina y los conductos para que no se forme arenilla.

No tomar: Alimentos con calcio, leche y derivados, comidas grasas, fritos, mantequilla, margarina, sal, cerveza, espinacas, ruibarbo, chocolate, perejil, remolacha- betabel, legumbres, harinas, pimienta, frutos secos, zumo de pomelo, carne y embutidos.

Se  debe evitar el sedentarismo y hay que hacer  ejercicio.

Tomar:

Tomar en ayunas durante 9 días seguidos la infusión resultante de cocer medio litro de agua con las raíces de 7 puerros.

Infusión de llantén mayor, 1 cucharada por taza de agua hervida.  Tomar 2-3 tazas mientras se tengan molestias.

Tomar todos los días a media mañana 1 manzana cruda limpia con piel.

Una infusión de escaramujo todas las noches antes de acostarnos para facilitar la eliminación de la arenilla. pero no se debe tomar si se tiende al estreñimiento.

Tomar infusión de gayuba, pero no se puede si se está embarazada.

Tomar infusiones de: Pino, vara de oro, gayuba, bolsa pastor, milenrama, fresno, parietaria, verbena, zarzaparrilla, abedul, rompepiedras, brezo, diente de león, enebro, ortiga, cola de caballo, romero, melisa, sauce, malva, ulmaria.

Fuerza muscular (no perder)

La falta de actividad física y la edad influyen fundamentalmente en la pérdida de masa y fuerza muscular (sarcopenia). La pérdida de músculo se inicia a partir de los 30 años.

Se deben tener unos hábitos saludables y una dieta adecuada para recuperar tonicidad y vigor y evitar la sarcopenia. Para evitar perder músculo es imprescindible hacer ejercicio 30 minutos diariamente. Caminar es un deporte muy completo, es una actividad que usa las piernas que movilizan cadenas musculares y óseas. Andar, a diferencia de otros ejercicios, tiene un impacto y desgaste de las articulaciones bajo. Y si además, se anda al aire libre tomando sol sin quemarse, se toma vitamina D que fija el calcio, el magnesio y el fósforo que son indispensables para la fortaleza y el funcionamiento de los músculos y huesos.

  • Tomar copos de avena naturales que no estén azucarados. Se pueden poner un tazón de copos de avena pasados y lavados en agua y se añaden a  1 yogur natural. Se puede añadir trozos de frutas o miel o canela.
  • Los músculos se alimentan principalmente de proteínas. Se debe tomar pescado azul varias veces a la semana. Sardinas, anchoas, salmón salvaje, bonito…
  • Tomar de 4 a 6 huevos a la semana porque tienen proteínas de alto valor biológico, aportan todos los aminoácidos esenciales que necesita nuestro organismo.
  • Tomar a diario 2 raciones de verduras, por lo menos una que sea de verduras verdes crudas y 3 de frutas.
  • Tomar algún cítrico al día. Es bueno beber en ayunas 1 vaso de agua caliente al que se añade el jugo de 1 limón y si se quiere se pone una pizca( una cuarta parte de una cucharita pequeña) de bicarbonato. Lavar el limón por fuera con agua y vinagre, exprimir primero el limón y luego se calienta el agua con la cáscara, colar y añadir el jugo y si se quiere la pizca de bicarbonato.
  • Tomar todos los días 2 cucharadas de semillas de lino que se muelen en un molinillo de café justo cuando se va a tomar. Va muy bien en el desayuno añadiendo a la leche vegetal con canela que se tome o a 1 yogur natural.