Lombrices

Los parásitos intestinales o lombrices son organismos que pueden causar muchos problemas de salud cuando logran refugiarse en el intestino. Para combatir los parásitos hay que dejar de consumir alimentos irritantes, como azúcares o grasas, ya que pueden empeorar la situación.

Pueden darse por el contacto con alimentos contaminados, agua y algunos tipos de insectos. Generan fuertes molestias estomacales, además de cansancio recurrente y un incómodo picor en la zona del recto.

Todos los siguientes remedios para combatir los parásitos pueden actuar de diferentes formas en cada cuerpo, según nuestra respuesta inmunitaria y  alimentación. Es necesario evitar alimentos irritantes, como los azúcares refinados, las harinas y las grasas.

Tomar:

  • Menta con limón. Las propiedades digestivas de la menta unidas con los efectos antibióticos y antiparasitarios del limón son una buena solución para aliviar las molestias ocasionadas por los parásitos. Tomar infusión de la cáscara de un limón y 2 cucharadas de hojas de menta, dejar reposar 8 minutos, colar y añadir el jugo de limón reservado antes y si se quiere una pizca de sal. Tomar 2 veces al día hasta controlar la infección.
  • El coco y sus productos derivados tienen propiedades antiparasitarias y emolientes que contribuyen a mejorar la mejor salud digestiva antes las Infecciones ocasionadas por estos organismos. Sus poderes antibióticos refuerzan la acción del sistema inmunitario y dan un efecto protector contra la inflamación y el dolor. Mezclar agua de coco con un trozo de coco rallado en la licuadora y consumirlo  2 o 3 veces al día. Introducir por el ano aceite de coco para evitar los picores.
  • El ajo es un conocido antibacteriano que ayuda a combatir varios tipos de enfermedades infecciosas. La alicina, su principal activo, combate la inflamación del intestino y mejora la actividad de la flora bacteriana que protege de los microorganismos. Mezclar 6 dientes de ajo picados en finas láminas  con media taza de miel de abejas pura resulta ideal para remover los microbios que afectan la salud. Los dientes de ajo tritúrados en un mortero se meten en un frasco de cristal y se cubre con la media taza de miel. Se deja macerar y  concentrar durante 3 días y se procede a tomar 2 o 3 cucharadas al día hasta aliviar la infección parasitaria.
  • El aceite de ricino con leche es un antiguo remedio que facilita la expulsión de los parásitos a través de las heces, sus propiedades laxantes y anti-inflamatorias apoyan el funcionamiento del intestino y ayudan a expulsar los desechos y las lombrices. Se pone a calentar 1 taza de leche (250 ml) y se mezcla con 1 cucharada de aceite de ricino y se consume una vez al día, durante una semana seguida.
  • Los tomates con sal y pimienta negra no solo son deliciosos sino que, además, cuentan con poderosos agentes antiparasitarios que ayudan a mejorar la salud digestiva, alivia el abdomen, remueve los microorganismos que generan dolor infecciones y mejora el proceso de absorción de los nutrientes. Preparar una bebida muy bien licuada mezclando 2 tomates maduros con media taza de agua, sal y pimienta. Tomaren ayunas, todos los días, hasta eliminar los parásitos.
  • Zanahorias crudas en ayunas.

Fibromialgia

La fibromialgia es un problema de salud crónico, cuyos síntomas incluyen el dolor muscular y en los tejidos, fatiga, depresión y trastornos del sueño.

Ciertas sustancias químicas contenidas en los alimentos que consumimos podrían desencadenar la liberación de los neurotransmisores que aumentan esta sensibilidad.

Se debe:

  • Limitar el consumo de azúcar tanto como sea posible. Los niveles elevados de insulina empeoran el dolor. Se debe limitar el consumo de todo tipo de azúcares, incluyendo el azúcar en los jugos frescos de frutas. Las frutas enteras y frescas son en mejor método para consumir productos de fruta.
  • Si tenemos sobrepeso, presión arterial alta, colesterol alto o diabetes, también hay que limitar el consumo de granos tanto como sea posible, ya que se metabolizan de forma muy similar a los azúcares. El trigo y el gluten son el principal tipo de granos que se debe evitar.
  • Hay que llevar una alimentación rica en alimentos frescos, sin conservadores, ni aditivos y podría aliviar los síntomas desencadenados por problemas de salud coexistentes como el síndrome del intestino irritable.
  • Tomar alimentos ecológicos siempre que le sea posible, ya que es la mejor forma de evitar los pesticidas y sustancias químicas. Sin embargo, lo fresco siempre es mejor. Así que si tiene que elegir entre productos no orgánicos, frescos y productos orgánicos, marchitos hay que optar por los productos frescos y desinfectarlos bien con agua y vinagre antes de tomarlos.
  • Evitar el consumo de cafeína. Se cree que la fibromialgia está relacionada con un desequilibrio de las sustancias químicas cerebrales que controlan el estado de ánimo y por lo general está relacionada con la fatiga y no dormir lo suficiente.
  • Evitar los vegetales solanáceos: Tomates, papas y berenjenas porque pueden desencadenar artritis y problemas de salud que causan dolor en algunas personas.
  • Consumir levadura también podría contribuir con el crecimiento de hongos, que a su vez pueden contribuir con el dolor.
  • Evitar los productos lácteos pasteurizados. Muchas de las personas que sufren de fibromialgia tienen problemas para digerir la leche y los productos lácteos. Sin embargo, muchas de estas personas pueden tolerar los productos lácteos sin pasteurizar provenientes de fuentes orgánicas.
  • Reducir el consumo de harinas. Aproximadamente el 90% de los pacientes con fibromialgia, tienen un bajo funcionamiento suprarrenal, lo que afecta el metabolismo de los carbohidratos y podría causar hipoglucemia.
  • Evitar los aditivos. Los aditivos en los alimentos como el glutamato monosódico muchas veces causan problemas en los pacientes con dolor.
  • Evitar el consumo de comida chatarra y dulces. Además de contribuir con el aumento de peso y el desarrollo de malos hábitos alimenticios, este tipo de comida también podría irritar los músculos, alterar el sueño y el sistema inmunológico.
  • Evitar el consumo de endulzantes artificiales. El aspartame en particular, es conocido por desencadenar los síntomas parecidos a los de la fibromialgia y si ya sufre esta enfermedad, sólo empeorará los síntomas.
  • Llevar una alimentación variada a base de alimentos frescos, orgánicos y enteros que estén lo más cerca posible de su estado natural. Las frutas y los vegetales enteros son ricos en antioxidantes, que tiene propiedades antinflamatorias. Optar por los colores naranja, rojo, morado y verde brillantes.

  • Consumir la mayoría de sus alimentos en su estado crudo. Cocinar los alimentos a altas temperaturas destruye las enzimas y reduce la absorción de nutrientes.

  • Tomar mucha agua mineral o purificada y filtrada, sin fluoruro.
  • Evitar todo tipo de aditivos, conservadores y alimentos procesados.
  • Eliminar o limitar estrictamente el consumo de alcohol.

  • Consumir la cantidad suficiente de ácidos grasos omega-3 de cadena larga y de origen animal como los contenidos en el aceite de pescado o kril. Las grasas omega-3 reducen la inflamación, el dolor en las articulaciones, la hinchazón y la rigidez, además son analgésicos naturales y proporcionan muchos otros beneficios para la salud. Perlas de aceite de Krill o astaxantina.

  • Consumir coco o aceite de coco, ya que se ha descubierto que son beneficiosos para las personas que sufren de fibromialgia, síndrome de fatiga crónica e hipotiroidismo.

  • Comer despacio, masticar y disfrutar sus alimentos. 

Las personas que sufren de fibromialgia son particularmente vulnerables a desarrollar sensibilidad a ciertos alimentos, lo que provoca una reacción inmunológica que empeora los síntomas.

Las cosas más comunes en la alimentación que causan problemas son el maíz, el trigo, la soja, los lácteos, los cítricos, el azúcar, la leche pasteurizada, la soja y el gluten (trigo y otros granos).

Factores más significativos que hay que tratar:

  • Dormir lo suficiente  sin interrupciones.
  • Hacer ejercicio alivia el dolor de la fibromialgia y es un aspecto importante en nuestra rutina diaria. Disminuye los síntomas de dolor, rigidez, fatiga y depresión.
  • Evitar el estrés y cuidar el estado emocional.
  • Tomar todos los días sol sin quemarse, los niveles bajos de vitamina D pueden empeorar la fibromialgia, los rayos del sol son un analgésico natural.
  • Voluntad para hacer algunos cambios en el estilo de vida.

 

 

Sudor y mal olor corporal

Sudar en exceso, la transpiración  causa problemas de mal olor, hongos, eccemas e incluso de insomnio.  Las personas que sudan mucho deben rehidratarse concienzudamente. Ciertos problema de salud se intensifican cuando no bebemos agua e infusiones suficientemente,  tendremos fatiga, mala circulación, dolor de cabeza, mareos, desconcentración.

Si somos de las personas que evitamos los desodorantes por sus componentes, podremos darnos piedra de alumbre en forma de piedra, polvo, crema o roll-on. Regula la segregación de sudor, cierra los poros y neutraliza las bacterias responsables del mal olor sin alterar el equilibrio de la piel.  Si no, puedes probar a darte agua de limón o limón, agua con bicarbonato o agua con vinagre.

Para las rozaduras y eccemas provocadas por el roce de la piel y el exceso de humedad en algunas zonas del cuerpo con pliegues, bajo los senos, axilas, e ingles donde utilizamos una crema de caléndula que favorece la regeneración de la piel y previene la aparición de hongos.

Las personas a las que les sudan mucho los pies son propensas a sufrir hongos. cada noche hacer un baño, sumergir con una infusión de 2 cuchardas de roble, 2 cucharadas abedul para 1,5 litro de agua hervida, litro y medio. Secar bien y masajera dando 5 gotas de aceite del árbol del té.

Tomar:

  • Alimentos con clorofila, los alimentos de intenso color verde favorecen la eliminación de los productos de desecho y mejoran el olor corporal. La clorofila se encuentra en: Verduras de hoja verde (espinacas, rúcula, canónicos..), plantas aromáticas ( menta, perejil, albahaca, cilantro…), espárragos, pimientos verdes, germinados, algas, hierba de trigo en polvo, aguacate y kiwi.
  • Legumbres y cereales con legumbres sin proteínas animales 3 ó 4 veces a la semana.
  • Beber agua, agua aromatizada con menta, lima, regaliz, canela, naranja o limón.
  • Infusiones sin azúcar.
  • Zumos y licuados naturales.
  • Agua de coco.
  • Infusión de salvia.

Evitar tomar:

  • Condimentos picantes, tabasco, curry, chile, pimienta…
  • Evitar tomar mas proteínas animales de las necesarias, si pesamos 70 kilos no debemos tomar mas de 70 gramos de proteínas al día y si pesamos 40 kilos no mas de 40 gramos de proteínas, y así sucesivamente en la misma proporción.
  • Evitar totalmente las salchichas y embutidos.
  • Reducir el café, té, refrescos y alcohol.
  • Evitar alimentos muy grasos o muy azucarados, alimentos hipercalóricos y altamente procesados.

Fertilidad

La capacidad reproductiva de la raza humana es una de las más limitadas dentro de la naturaleza por factores naturales y externos. El óvulo solo es fértil 4 días en cada ciclo. El tabaco dificulta la fecundación así como el estrés, la alimentación y beber alcohol. Es fundamental hacer una vida sana con ejercicio cerca de la naturaleza.

Se debe tomar:

  • Infusiones de hojas de frambuesa porque contribuyen a fortalecer el aparato reproductor femenino.
  • Reducir el consumo de alcohol.
  • Alimentación basada en alimentos crudos, verduras, hortalizas, frutas, frutos secos y semillas.
  • Selenio:  Verduras, cebollas, ajo, germen de trigo, pescado y huevos.
  • Zinc, taurina, desmodium y citrato de magnesio.
  • Té de ortigas y de romero.
  • Maca.

Diarrea

Preparar una infusión con 1 taza de agua puesta a hervir con 1 cuchara de tomillo y 2 clavos de olor. Esta infusión a parte de aliviar la sensación de empacho, acelera la curación de diarreas ocasionadas por alguna infección alimentaria.

O tomar infusión de la cáscara de 1 limón y antes se ha exprimido y reservado el jugo. Se mezcla al agua hervida y colada el jugo de limón y se toma, se puede añadir una pizca de bicarbonato.

Beber agua con jugo de limón, una pizca de bicarbonato y otra de sal del Himalaya.

Cuando se tiene diarrea hay que beber abundante agua y hacer una dieta limpia. Tomar agua de cocer arroz con jugo de limón y licuado de manzana natural. Comer arroz blanco, pan tostado, manzana cocida sin piel, plátano duro, huevo cocido, leche de avena.

Intoxicaciones digestivas (prevenir)

Es necesario mantener unas estrictas medidas de higiene, respetar la cadena de frío y desinfectar con agua y vinagre las verduras y frutas que vayamos a tomar. Cualquier alimento que pelamos o troceamos se estropea mucho antes así que si se tiene que preparar algo con antelación, se debe rociar con jugo de limón y hojas de menta o de perejil picado, con semillas y hojas de cilantro y mantener en nevera y tapado.

A temperatura ambiente algunas bacterias generan toxinas que resisten las altas temperaturas de cocción. Para mantener platos a base de huevos o de carne de ave añadir semillas y hojas de cilantro que sirve para eliminar la salmonelosis.

También sirve añadir rábano crudo picadito que reduce el riesgo de tener infecciones.

Es bueno usar vinagre, laurel, pimienta, ajo. El laurel a parte de facilitar la digestión prolonga el tiempo de la carne y el pescado en buen estado. Se puede poner solo o combinado con ajo, tomillo, romero, jengibre o curry para marinados, adobos y escabeches.

Cuando se tiene intoxicación es bueno beber infusión de la cáscara de 1 ó 2 limones y se le añade el jugo y una pizca de bicarbonato y también algo de sal del Himalaya.